La zearalenona es una micotoxina producida por el hongo Fusarium, que se sabe que contamina los cereales como el maíz, el trigo, la cebada, la avena y el centeno. Una vez consumida, la toxina se puede transformar fácilmente.

Pero además de los estrógenos producidos en nuestros cuerpos, también existen los que se producen en el medio ambiente natural, como los fitoestrógenos (producidos por las plantas) o los micoestrógenos (producidos por hongos, como la zearalenona).

El zeranol, en forma de implante, se usa ampliamente como promotor del crecimiento en el ganado. En el ganado bovino, la toxicidad de zearalenona puede estar asociada con el desarrollo precoz de la ubre en vaquillas y la reducción de la fertilidad en los animales reproductores.

En el ganado bovino, la toxicidad de zearalenona puede estar asociada con el desarrollo precoz de la ubre en vaquillas y la reducción de la fertilidad en los animales reproductores.

Si una vaca es tratada con un implante de zeranol, entonces, a menos que se haya esperado el tiempo indicado para el sacrificio del animal, los rastros de esta toxina seguirán en la carne que nosotros consumimos. Del mismo modo, si se desayuna su leche y cereales, y los cultivos de los que está hecha la comida se han contaminado con zeranol, lo más probable es que la micotoxina estrogénica puede ingresar a nuestro cuerpo.

No dudes en saber más acerca de las sustancias prohibidas en el cuerpo y animales que nos pueden contaminar, aprende más siguiendo a: https://www.detecciondetransge...